Abbé Gaétan KABASHA

La realidad de la República Centroafricana

Experiencias vividas en la República centroafricana y las realidades socio.políticas.

Las guerras de África (Part 5)

Escrito por gaetan 01-09-2014 en analisis. Comentarios (0)

 La guerra de Libia.

Libia es uno de esos países destrozados recientemente por la precipitación de los países occidentales y sumido desde entonces en el caos indescriptible por falta de liderazgo. Hace cuatro años, este país era uno de los estables a pesar de una dictadura atroz de Mouamar kadhafi. La intervención de los países de la OTAN para derrocar y matar al caudillo, inició una era de desórdenes tanto en el interior de Libia como en el exterior.  Veamos cómo es el tema.

Libia recobra la independencia de manos de Italia en 1951. La independencia se decidió por la ONU de manera precipitada porque Italia había perdido la segunda guerra mundial y los países vencedores no conseguían ponerse de acuerdo sobre el protectorado de Libia. Con la independencia, el país quedó gobernado por el rey Idris.

En 1969, el país estaba sumergido en una corrupción avanzada. El joven militar del ejército, Mouamar Kadhafi tomó el poder junto con otros oficiales. Kadhafi destituye al rey Idris y proclama la Jamahiriya, lo que se traduce por "el estado de las masas". Kadhafi pretende poner en marcha un estado de tipo socialista done las decisiones emanan del pueblo directamente, un tipo de democracia directa. Se constituyen las asambleas populares que deciden de las grandes ejes del desarrollo nacional.

En 1975, Kadhafi publica el "libro verde" que llama la tercera teoría universal. En este libro, explica su teoría de democracia directa. Los partidos están prohibidos. La constitución no existe. Kadhafi mismo no es presidente sino caudillo o guía supremo de la nación . Poco a poco, Libia se convierte en un sistema tribal sofisticado, sin constitución, sin parlamento al estilo moderno. El caudillo habla y el pueblo escucha. Su palabra es recogida como ley. Cualquier intento de oposición a su régimen es reprimida implacablemente. Las cárceles se llenan de presos sin derechos. El país funciona a su manera.

Entre 1978 y 1987, Libia se enfrenta a Chad por un conflicto fronterizo. Las tropas se pelean en la banda de Aouzou. Finalmente, Chad apoyado por las tropas zaireñas de Mobutu y ciertamente la ayuda de Francia, consigue recuperar su territorio. Issen Habré, presidente de Chad sele vencedor de la guerra.

El conflicto de Kadhafi con los países occidentales (Estados Unidos a la cabeza) lleva al presidente Reagan a ordenar un bombardeo sobre Tripoli y Bengasi en 1979 matando a varios civiles. Kadhafi escapa de la matanza milagrosamente.

En los años 1980, Kadhafi sostiene y hace terrorismo del estado. Utiliza los medios públicos para hacer atentados contra los aviones occidentales. Entiende que la independencia total de África pasa por una resistencia activa contra el mundo occidental. Tan es así que no duda en organizar los atentados de Lockerbie (1988) y Ndjamena (1989). Para muchos nacionalistas africanos, Kadhafi va cogiendo la imagen de un héroe de la liberación del continente cuando fuera del continente se le ve como un sanguinario sin escrúpulos.

La primavera libia.

A principios de 2011, aprovechando lo que se ha llamado "primavera árabe", los habitantes de Bengasi manifiestan contra Kadhafi. El objetivo es hacer como en Tunez o Egipto donde los presidentes dictadores fueron derrocados por la presión de la calle. Kadhafi declara públicamente a todos los manifestantes como ratas que hay que matar sin piedad. El mundo se estremece. Libia entra en una guerra civil.

Francia aprovechando el levantamiento convence a sus socios europeos de intervenir supuestamente para proteger a los civiles. Empiezan los bombardeos occidentales sobre las ciudades de Libia. Todos los medios sofisticados están a la disposición del ejército francés, italiano e inglés para quitar de en medio al caudillo.

En octubre 2011, Kadhafi es apresado vivo huyendo de la capital y asesinado sin juicio. Su cadáver se expone al público y se entierra en un sitio tenido secreto en medio del desierto. A partir de entonces, Libia se sumerge en un caos.

El Consejo Nacional de Transición que toma el poder apoyado por los países occidentales, no tiene ejército. El país está lleno de milicias incontrolables que obedecen cada banda a su jefe según la tribu o los intereses temporales. La nación desaparece casi. Los militares de Kadhafi huyen por miedo a las venganzas. El arsenal militar desaparece en el Sahel para alimentar los grupos terroristas.  Los nuevos dirigentes no tienen el poder real. El desorden se apodera de todos los rincones.

En la actualidad, las milicias luchan entre ellas por el control de los recursos petrolíferos y el aeropuerto. Cada ciudad tiene su jefe y su ejército. Las brigadas armadas sin control alguno del estado han sustituido a las fuerzas de seguridad. Los asesinatos por ajuste de cuentas son incontables. Muchos militares se han convertido en señores de guerra. Las bandas rivales se hacen la guerra. La economía está completamente paralizada. El aeropuerto está ya inutilizable por destrozos. El gobierno central es un títere incapaz de traer la paz. Los países occidentales causantes del caos hacen la vista gorda.

Libia tenía antes de 2011 la esperanza de vida más alta de África y el PIB más alto. Ahora, no hay estadísticas. La prosperidad que tenía el país se ha sustituido por lo que los occidentales llaman la libertad de los ciudadanos. Pero ¿A qué sirve la libertad sin paz? ¿A qué sirve la libertad sin comida? ¿Era absolutamente necesario matar a Kadhafi quien mantenía unidad nacional a pesar de sus fechorías? ¿Cómo se elige al dictador que hay que quitar de en medio y al que hay que mantener y sostener en África?

Las fuerzas presentes en Libia a día de hoy 1 de septiembre 2014

1. Parlamento nacional: Es la máxima autoridad pero no tiene poder real. El primer ministro acaba de dimitir por ineficacia ante los enfrentamientos. El parlamente está deslocalizado fuera de Tripoli.

2. Amanecer libio: Es un conjunto de milicias islamistas bajo las órdenes del comandante Moussa Abu Zaquia. A día de hoy, controlan el aeropuerto de Libia y gran parte de la capital. Casi van siendo señores de toda la ciudad.

3. Ejército nacional: El ejército fue deshecho. De momento, se está formando uno nuevo que no puede hacer absolutamente nada ante las milicias bien armadas y entrenadas.

4. Las brigadas de Zenten: Son milicias enfrentadas al Amanecer libio en Tripoli.

5. Las brigadas de los mártires del 17 de febrero: son milicianos afines al ministerio de la defensa.

6. Fuerza de Cirenaica: Son milicianos partidarios de la independencia de la región del este del país. Controlan los puertos petrolíferos.

7. Milicias de Misrata

8. Ansar al Sharia: Un grupo terrorista que quiere la aplicación de la sharia en Libia. Se le imputa el ataque al consulado americano y la muerte del embajador americano.

9. Ejército Nacional de Benghazi: un grupo formado por antiguos militares bajo el mando del general en jubilación Khalifa Haftar.


Las guerras de África (Part 4)

Escrito por gaetan 30-08-2014 en analisis. Comentarios (0)

La guerra de Mali.

Mali es un país de 13 millones de habitantes. Tiene frontera con siete países: Costa de Marfil, Guinea Conakry, Senegal, Burkina Faso, Senegal, Benín y Todo. Como la mayoría de los países africanos, Mali está habitado por diversas tribus, unas más numerosas que otras. Allí conviven los peul, bambara, malinké, soninké, senufo, songhai, dagón, tuareg etc. Los tuareg que son los más conocidos mediáticamente en los últimos años representan un 10% de la población y se concentran en el norte del país.

La superficie de Mali es de 1.241.231 km2, es decir el doble que España. La parte norte es más desértica. Los habitantes de esta parte se mueven muy constantemente y tienen una adaptación extraordinaria a las condiciones climáticas duras.

La historia de Mali empieza realmente por un guerrero muy famoso llamado Soundiata Keita hacia los años 1222. Poco después, aparece otro héroe importante llamado Kanka Moussa quien crea el imperio de Mali. Se cuenta que era capaz de movilizar más de 100.000 guerreros organizados y arrasar cualquier pueblo que se le resistía. Durante esta época hubo un esplendor artístico, literario y económico.  En este época, se construye Gao, Tombuctu, Menra etc. Muchos musulmanes iban a la Meca; otros hacían comercio a través del sahara con la sal, oro, cobre etc.

En el siglo 15, los tuaregs venidos del norte ocupan militarmente toda la región nórdica. Gao y Tombuctu caen entre sus manos. Imponen el Islam con una guerra santa.

Durante la colonización francesa, Mali se llama Sudán francés (Sudán significa tierra de negros). Los franceses unen el norte desértico básicamente nómada y el sur mucho más sedentario, dominado por la agricultura en una misma entidad. Desde entonces, el norte se ha sentido siempre extranjero al resto del país.

En 1960, Mali recobra su independencia y Modibo Keita se convierte en el primer presidente. Durante toda la época post-colonial, se descuida mucho el norte por la inmensidad del país y la inaccesibilidad geográfica. Los tuaregs del norte se sienten marginados y empiezan las reivindicaciones independentistas. Al mismo tiempo, Mali nunca se estabiliza del todo. Los golpes de estados se suceden unos tras otros, lo que fragiliza las instituciones del Estado.

En los años 1990, FIS, un partido de los islamistas gana las elecciones en Argelia. La preocupación por un estado islámico al norte de África enciende las alarmas internacionales. El ejército impide a los islamistas gobernar y disuelve el partido FIS. La represión es dura durante esta época en Argelia. Los islamistas huyen de Argelia y se instalan en el norte de Mali. Allí crean grupos terroristas entre ellos AQMI (grupo salafista para la predicación y el combate).

En 1991, Amadou Toumani Touré, militar de carrera, hace un golpe de estado y toma el poder. Después de una transición, organiza las elecciones democráticas y entrega el poder a Alpha Omar Konaré. Después de dos mandatos de este, Amadou Toumani Touré que llaman ATT, se presenta a las elecciones y vuelve a ser presidente de Mali.

En 2011, la guerra de Libia crea una catástrofe en toda la zona. Muchos tuaregs ingresan en el ejército de Kadhafi para combatir a los insurgentes apoyados por Francia-Inglaterra-Italia. Cuando Kadhafi muere, todos los mercenarios tuaregs huyen con muchas armas. Entre tanto, todos los grupos terroristas de la región aprovechan para vaciar los arsenales militares de Kadhafi. AQMI se hace fuerte con armas modernas y suficientes municiones.

En 2012, estalla una rebelión fuerte de los tuaregs, apoyados los diversos grupos terroristas. Ocupan el norte de Mali y Proclaman la independencia de AZAWAD. Los grupos que inician la guerra son MNLA (movimiento nacional para la liberación de Azawad), Ansar Dine, AQMI, MUJAO (Movimiento para la unicidad y el yihad en África) etc.

En muy poco tiempo, ocupan Gao y Tombuctu, ciudades emblemáticas del país. ATT no sabe como reaccionar. Encuentra críticas en su propio campo por su ineficacia. Hay enfado dentro del ejército que le acusa de no proporcionar suficientes medios para la guerra. En Marzo 2012, el capitán Haya Sanogo hace un golpe de estado y toma el poder. ATT huye a Senegal.

Sin embargo, los países vecinos de Mali rechazan el golpe. Obligan a Sanogo a abandonar el poder. Se inicia un período de transición con el objetivo de organizar las elecciones democráticas.

Aprovechando la debilidad del estado, los grupos terroristas echan a MNLA compuesto por los tuaregs moderados y inician un proyecto de ocupación global de todo Mali. Su objetivo es llegar a la capital, controlar todo el país e imponer la ley islámica. En las ciudades que ocupan, van poniendo en marcha los tribunales islámicas que cortan las manos y mutilan a la gente públicamente. Las mujeres están obligadas de llevar velo integral. El caos se apodera de todos. El presidente interino hace un grito de socorro a Francia. Así empieza la operación Serval.

La operación Serval empieza el 11 de enero de 2013. Francia envía un ejército de más de 4.000 hombres con maquinaria de guerra moderna con el fin de frenar el avance de los yihadista a la capital Bamako y recuperar todo el norte de Mali ocupado. La operación fue un éxito.

Entre tanto, con la presión internacional, las autoridades de transición organizan las elecciones donde sale elegido Ibrahima Boubakar Keita.

En la actualidad, la guerra no está acabada. El norte de Mali está controlado por el ejército francés y maliense. Sin embargo, los terroristas siguen moviéndose en el Sahel y aprovechan cualquier debilidad para tender emboscadas o organizar atentados.

La ONU tiene desplegado en Mali unos 12.600 cascos azules para estabilizar el país y asegurar la formación del ejército nacional.


Las guerras de África (Part 3)

Escrito por gaetan 28-08-2014 en analisis. Comentarios (0)

. La guerra dormida de Marruecos.

Marruecos es uno de los países del Magreb próspero y políticamente estable. Contrariamente a otros países africanos que adoptaron la república después de la colonización, Marruecos es una monarquía ancestral. Este hecho hace de él un país estable. Sin embargo, Marruecos es uno de los países con un conflicto bélico no resuelto aunque no ya sangriento desde muchos años: El problema de Sahara.

En la época de la colonización, Marruecos fue divido en dos: la parte que colinda con Mauritania pasó bajo el protectorado francés y la parte que tiene frontera con Argelia fue protectorado español. La división fue un acuerdo entre Francia y España en la famosa conferencia de Berlín que repartió África como un pastel sin consultar a ningún africano.

En 1956, después de ciertos enfrentamientos, Francia otorgó la independencia a la parte suya. España seguía gestionando el Sahara.

En 1968, en la parte del Sahara, empiezan las revueltas reclamando también la independencia. España se resistió a otorgarla. Por otro lado, Marruecos independiente reclamaba a Sahara como territorio suyo. En aquel año, un dirigente de independentista SIDI BRAHIM BASIRI es arrestado por los militares españoles y asesinado en la cárcel.

En 1973, nace POLISARIO (Frente Popular para la Liberación de Saguia el Hamra y Rio). El movimiento nace con objetivo de echar a España del Sahara y cobrar la independencia. Pero los fundadores no querrían estar bajo control de Marruecos sino que buscaban una independencia propia.

En 1975, aprovechando una cierta debilidad institucional en España, el rey de Marruecos, Hassan II ordena una marcha de sus ciudadanos para ocupar el Sahara. Se ha llamado la marcha verde. España se encuentra en un momento delicado. Duda entre disparar contra la masa o retirarse. Inicia una operación de evacuación de los españoles en lo que se ha llamado "operación golondrina".

En 1976, bajo presión de Marruecos, España sale del Sahara y deja una situación explosiva sin resolver. No entrega el Sahara a Marruecos pero tampoco deja al Sahara internacionalmente independiente. Directamente después, Marruecos ataca el territorio y empieza a bombardear las posiciones de los miembros de POLISARIO. Empieza una guerrilla de los saharuis contra Marruecos pero las fuerzas son desiguales. Muchos saharuis huyen al desierto de Argelia que es tradicionalmente su aliado y enemigo de Marruecos.

Desde entonces, la guerra nunca se acabó. La Unión africana reconoció al Sahara como país independiente, lo que hizo salir Marruecos de la Unión africana como protesta. El problema se trasladó a la ONU pero por intereses diversos, la ONU fue incapaz de resolver el conflicto hasta hoy. La resolución oficial propone un referendum de auto-determinación pero Marruecos sigue poniendo obstáculo para su celebración.

La situación actual no es una situación de guerra. Pero POLISARIO sigue luchando políticamente para hallar la hipotética independencia de Sahara. Los saharuis llevan décadas en los campamentos de refugiados en el desierto de Tinduf en Argelia esperando algún día volver a sus tierras.


Las guerras de África (Part 2)

Escrito por gaetan 26-08-2014 en analisis. Comentarios (0)

1. La guerra dormida de Senegal

Senegal no puede ser considerado como un país con inestabilidad o marcado por la guerra. Es uno de los país con mayor prosperidad del África del oeste. Últimamente, se cuenta en los pocos países con democracia en el continente. Sin embargo, lleva arrastrando una guerra no acabada desde tres décadas.

La historia de la guerra de Senegal empieza con la independencia de ese país.

Por entender mejor el problema de Senegal, hay que situarse geográficamente. El país está divido en dos, la parte norte que es la más conocida como Senegal cuya capital es Dakar y la parte sur llamada Casamance cuya capital es Ziguinchor. Para llegar a la parte sur, hace falta cruz otro país llamado Gambia. Esto dificulta la armonía entre los dos pueblos.

En la época de las independencias, Leopold Sedar Senghor prometió a los sureños la independencia propia si le ayudaran en la lucha contra la colonización. Lo hicieron pero cuando llegó la independencia de Senegal, no se cumplió la promesa. De repente, el norte enviaba al sur unos funcionarios agresivos que no respetaban las costumbres de los habitantes. La frustración empezó así hasta abocar en un conflicto armado.

En 1982, los habitantes de Casamance hicieron una manifestación que acabó quitando la bandera de Senegal en los edificios públicos. Este hecho fue interpretado como una declaración de guerra. La manifestación se reprimió con sangre. A partir de este momento, los habitantes del sur fundaron MFDC (Movimiento de las fuerzas democráticas de Casamance). El leader de esta agrupación fue el sacerdote Diamacoune Senghor Agustín. Se fundó también una rama militar llamada ATIKA.

Desde entonces, apoyados por Guinea Bissau, MFDC empezó a acosar a las fuerzas gubernamentales en unos enfrentamientos sangrientos. Entre ataques y contra-ataques, se piensa que murieron en los combates más de 5.000 personas.

Cansados de luchar, algunos miembros de MFDC quisieron negociar con el gobierno central. El padre Diamacoune Senghor era partidario de las negociaciones. Sin embargo, algunos más radicales no quisieron entrar en este camino. El movimiento se rompió en dos y luego en tres.

Con la llegada de la democracia en Senegal, el nuevo presidente democrático Abdoulaye Wade quiso acabar con el conflicto armado proponiendo un acuerdo. En el año 2001, se firmó unos acuerdos entre el presidente y Diamacoune Senghor.  Pero no se consiguió firmar acuerdos con todas las facciones.

En 2007, falleció el padre Diamacoune que era un interlocutor válido. Su muerte puso en entredicho los acuerdos firmados.  Desde entonces, después de un largo tiempo de tranquilidad, las facciones descontentas empezaron otra vez a tender emboscadas al ejército nacional.

En la actualidad, no se puede decir que el país está en guerra. Pero tampoco se puede decir que la guerra se acabó. Estamos ante un conflicto bélico dormido, todavía no resuelto del todo. El sucesor de Abdoulaye Wade, Macky Sall viajó al sur con el propósito de ofrecer su buena voluntad. Sin embargo todavía, no se ha llegado a un acuerdo global y definitivo.



Las guerras de África (Part 1)

Escrito por gaetan 25-08-2014 en analisis. Comentarios (0)


No toda África arde.

La generalización que se hace muchas veces sobre África en todo confunde mucho. La ignorancia sobre el continente y la simplificación debida a la pereza hace que muchos, en occidente, hablen de África como si se tratara de una sola entidad o un solo país. De repente, oyes decir cosas como estas: África va mal; Los pobres niños de África que mueren de hambre; todo es miseria en África; las guerras son incesantes en África... Muchas veces, esas afirmaciones no son mal intencionadas sino que son fruto de un desconocimiento del continente o una falsa compasión.

El tema que nos interesa aquí es el de las guerras. No toda África está en guerra. Bien es verdad que hay guerras en muchos países pero también es verdad que hay muchos países estables. Los hay que tuvieron una guerra pero que ya no la tienen y los hay que nunca tuvieron guerra desde la independencia.

También en este tema, hay que distinguir conflicto, guerra e inestabilidad.

Conflicto: Se habla de conflicto cuando dos o más individuos, grupos sociales, conjuntos ideológicos o naciones entran en confrontación y emprende acciones mutuamente contrarias con el objetivo de neutralizar o eliminar la parte rival. Un conflicto puede ser verbal, ideológico, político o bélico.

Guerra: Es la forma del conflicto más violenta que supone una confrontación armada entre dos grupos humanos o dos naciones. El objetivo de una guerra suele ser el control del poder, de los recursos naturales o humanos, la dominación del otro o la destrucción del enemigo. La guerra es siempre una prolongación del conflicto. Puede haber conflicto sin guerra pero no hay guerra sin conflicto.

En este sentido, no se puede hablar, a ciencia cierta que haya algún país sin conflicto. Los conflictos son algo habitual en todos los colectivos. Otra cosa diferente es la manera con la que se aborda cada conflicto. Muchos de los conflictos del mundo están latentes, otros completamente abiertos. Pero eso no significa que cada conflicto vaya a generar una guerra.

Inestabilidad: se habla de inestabilidad en un país cuando las instituciones no garantizan una paz duradera. En muchos casos, se trata de golpes de estado recurrentes, revueltas sociales preocupantes etc.

En África, hay muchos conflictos más o menos graves, guerras dormidas y guerras abiertas. En este análisis, nos dedicaremos a tratar las guerras latentes y abiertas.

De antemano, hay que decir que sobre 54 países oficialmente reconocidos en el continente africanos, 2 tienen una guerra dormida y 7 están abiertamente en una guerra. Eso significa que más de 45 países africanos pueden estar sumergidos en una cierta inestabilidad socio-política, en un conflicto más o menos preocupante pero no están en guerra.

Los puntos negros son focos de guerra.