Gaétan KABASHA

31 de agosto de 2013

Centroáfrica: La paz sigue siendo un sueño

El día 18 de agosto de 2013, elpresidente auto-proclamado Djotodia hizo su juramento oficial como presidenteinterino. Con ese acto, empieza oficialmente la transición de 18 meses segúnacordado por los presidentes de los países vecinos de Centroáfrica.

El día siguiente al juramento,muchos militares seleka entraron en los barrios de Boy Rabe en el norte deBangui y Boeing, cerca del aeropuerto. Bajo el pretexto de buscar armas entrelas manos de los seguidores del ex-presidente Bozizé,  empezaron otra vez a saquear y matar apersonas indefensas. Hubo decenas de muertos. Casi toda la población de esosbarrios huyó a otros barrios más al sur de la capital. A día de hoy, el miedosigue en los corazones. Muchos no se atreven a volver a sus casas.

Poco después, el presidenteDjotodia cambió el ministro del interior, el todopoderoso Nouredine Adam. Lesustituyó por el pastor protestante Josué Binoua, antiguo ministro de Bozizé,personaje que, bajo el mando Bozizé, era el principal opositor a la invasión deseleka.

Durante esta semana, miles dehabitantes de los barrios cercanos al aeropuerto se refugiaron en las pistasdel aeropuerto paralizando el aterrizaje de los aviones. Se suspendió durantedos días todos los vuelos. Estando en el espacio protegido por los militares franceses,los habitantes pensaban llamar la atención de la comunidad internacional yvivir unos días bajo custodia del ejército francés. El nuevo ministro delinterior fue abucheado cuando se atrevió a acercarse para negociar. El puebloya no confía en las autoridades. La desesperación es palpable.

La situación se decantó cuando seacercó el arzobispo de Bangui, un hombre de paz capaz de denunciar los abusosde seleka sin miedo. Pudo convencer a los refugiados para que hicieran uncomité de representantes. Así mismo, consiguió que esos representantesencontraran al presidente del país Djotodia. Finalmente, después de encontraral presidente, decidieron volver a sus casas.

Entre tanto, nos enterramos deque hay enfrentamientos en el norte y nadie sabe si se trata de una nueva rebelión o sencillamente altercadosentre los seleka y los ciudadanos. No se puede descartar que dentro de poconazcan rebeliones favorables al ex-presidente que, desde Francia, dicepúblicamente que sigue teniendo deseos de volver al poder.

Esta es la situación queprevalece en Bangui. Lo que pasa en las provincias no llega a los medios decomunicación. El gobierno central no controla todavía la totalidad del país.Solamente los señores de guerra hacen la ley en el interior del país.

En Bangassou, sabemos que hay unecierta calma. La gente se va acostumbrando a la nueva situación.

Gaetan

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: