Gaétan KABASHA

Situación de Centroáfrica (part 4)

1.     ¿Por qué ese silencio?

Sorprende el silencio de la Comunidad Internacional. Sorprende la ausencia estrepitosa de la cobertura internacional de los medios de comunicación. Sorprende la actitud de Francia en comparación con el pasado. Sorprende el olvido de este país de partede todos. Tan sorprendente todo que  la comisaria europea para la ayuda humanitaria ha llegado a decir: “Centroáfrica es un país que el mundo ha olvidado…. Si no hacemos nada, se convertirá en una nueva Somalia[1].

¿Por qué estesilencio?

Primeramente, hay que resaltar que Centroáfrica es una antigua colonia francesa. Siempre se ha dicho que es un laboratorio de la política francesa en África. Desde la independencia hasta nuestros días, Francia ha jugado un papel de primer plano en todos los conflictos. En 1978, el ejército francés derrocó al emperador Bokassa en una famosa operación “Barrakuda”, instalando al poder a su antecesor David Dacko.En 1996, la intervención militar francesa puso fin a un motín del ejército y salvó así al presidente Patassé. En 2006, el ejército francés intervino en el norte de Centroáfrica para dispersar a los soldados de UFDR y estabilizó así el poder de Bozizé. Francia ha mantenido las bases militares en el país hasta 1999, y aún después de su retirada, sigue teniendo un número importante de soldados en el país. Por esta razón,  cuando algo pasa en Centroáfrica, todo el mundo mira a Francia. Cuando Francia habla, todo el mundo sigue. Cuando se calla, todo se ignora. Así de sencillo.

A mediados de octubre el presidente François Hollande advirtió del peligro de “somalización” de Centroáfrica e hizo un llamamiento a la Unión Africana y la ONU para que intervengan más en el país, especificando que Francia estaría dispuesta a ayudar. Pocos días después de estas declaraciones, el Consejo de Seguridad de la ONU escuchó en una sesión un informe sobre la situación del país y su secretario general Ban Ki Moon expresó su preocupación por lo que ocurre allí. Habrá que ver durante las próximas semanas si este giro de interés en altos círculos internacionales por Centroáfrica se concreta en acciones decisivas que puedan cambiar la situación.

En cincuenta y cuatro años, desde 1959, Centroáfrica ha conocido todos los ensayos políticos posibles: del sacerdote fundador de la República, Boganda al rebelde Djotodia, el país ha pasado por un maestro de escuela (Dacko), un sanguinario emperador que se equiparaba a Napoleón (Bokassa), un general del ejército (Kolingba), un demócrata convertido en inútil demagogo (Patassé) y un general que creía que el país era una familia personal (Bozizé). Una pandilla de  siete presidentes, corruptos unos como otros menos el sacerdote fundador del que se guarda una memoria viva. Se sabe más o menos que cada diez años, hay un alboroto general. Entonces, cuando algo pasaen esas tierras, el mundo tiende a decir: “estamos en lo mismo de siempre. Se matarán y cuando se cansen, pararán”.

La razón del desinterés de Francia en el desarrollo de este último conflicto centroafricano puede entenderse en parte por su intervención militar el pasado mes de enero en Mali. Esta intervención militar francesa en Mali acaparó todas las miradas y desvió el interés por otras zonas de África. Pero cuando Francia atacaba a los yihadistas en Mali, otros musulmanes radicales estaban ocupando el terreno en Centroáfrica. Lo más sorprendente es que ningún diplomático llegó a alertar delo que estaba pasando y del riesgo de implosión del Estado con la llegada de Seleka en el poder. Si todos estaban de acuerdo, se debe decir que tuvieron una mirada corta de la realidad o un error de visión.

La otra razón más inmediata, hay que buscarla en la implicación de Chad en los dos conflictos, el de Mali y el de Centroáfrica. Chad se prestó voluntario para apoyar al ejército francés en la intervención de Mali, desplegando a 2.000 militares sobre el terreno de operaciones. Pero al mismo tiempo, estaba apoyando a los Seleka conmateriales y militares para derrocar a Bozizé. Francia se encontró en un dilema. Se pensaría que prefirió cerrar los ojos para no molestar a su aliado Chad.

Sin embargo, hay que ir a la historia misma para intentar encontrar las razones profundas de este olvido de la comunidad internacional. Centroáfrica es un país enclavado. No presenta ningún interés geo-estratégico mundial. El sentimiento general de los centroafricanos es que es una reserva de Francia. Más aún, cada diez años opoco más, surge un cambio de poder en condiciones más o menos violentas. El país vive en un estado permanente de rebeliones y golpes de estado. Por tanto,un golpe más no conmueve a nadie.  Solo que esta vez, no es solamente un golpe sino un cambio radical de sistema. Loque pasa en Centroáfrica suena como “algo ya visto”. Nadie se preocupa encomprobar si hay ingredientes nuevos.



[1]Somalia pasó más de 20 años en una anarquía total, sin gobierno ni poder central. Así se convirtió en un terreno propicio para los grupos extremistas afines a Alqaida

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: