Gaétan KABASHA

anécdotas

posesión diabólica

Escrito por gaetan 07-03-2011 en General. Comentarios (0)

Posesión diabólica 1

Esta mañana 26 de febrero de 2011, recibí una carta del catequista de Fadama (3 km de Bakouma). Su nombre es Marcel YANGA. La carta decía que su hijo del nombre de Arsène está poseído por un espíritu malo. Me pedía que me fuera urgentemente a ver si podría hacer exorcismo. Poco después de recibir la carta, llamé a un miembro del grupo carismático de la parroquia que se llama también Arsène y nos pusimos en camino con mi coche. Llegamos a la casa del catequista. Marcel está desesperado, cansado, desorientado. Su hijo de alrededor de dieciocho años estaba tendido dentro de la casa sin hablar. Como siempre cuando llego a un poblado, los cristianos que me vieron se juntaron. Marcel me contó que todo empezó ayer. Su hijo se fue a 10 km y a la vuelta, se puso a gritar. Corría por todas partes, se agitaba y hacía movimientos raros con un fuerza extraordinaria. La gente intentó controlarlo pero se daba cuenta que la fuerza del chico se había doblado. Toda la noche, nadie pudo dormir.

Después de oír el relato, ordené que me dejara entrar en casa solamente con Arsène el carismático y el padre el chico. Nadie más. Llamé al chico por su nombre y no me contesto. Le ordené que se levantara y obedeció lentamente sin ganas. Cuando puse mis manos sobre su cabeza, se pudo a agitarse con fuerza pero no llegó a alejar mis manos. Me puse entonces a echar agua bendita sobre él. Cuando le echaba agua bendita, se agitaba y gritaba. Le pregunté:            - ¿Me conoces?"

-        "no te conozco.

-        ¿Cual es tu nombre?

-        Mi nombre es Michel.

Cogí el libro de las oraciones oficiales de la Iglesia católica contra las posesiones que tengo en español. Elegí una que se llama: "Oración contra el maleficio". Impuse mis manos sobre el chico leyendo esta oración. El llegar en medio, el chico se puso a decir: "No puedo ir; he pagado mucho dinero para poseerlo; no puedo ir". Y yo seguía leyendo la oración. Hacía el final de la oración, dijo: "Me iré pero no ahora". Y yo al acabar la oración dije: "En el nombre de Jesucristo, te ordeno que te vayas ahora mismo". Y el chico dijo: "Me voy". Dejó de agitarse. Entonces le llamé:

-        Arsène!

-        Si

-        ¿Quién soy?

-        El padre Gaetan

-        ¿Estás bien?

-        Si, me siento bien.

Se había completamente recuperado. Se levantó normalmente y se puso a hablar con toda normalidad con los familiares que estaban allí.

Demos gracias a Dios.

 

                                                                                        El padre Gaetan

satanismo

Escrito por gaetan 22-12-2010 en General. Comentarios (0)

Satanismo o brujería!!!

Esta mañana, el que se ocupa de me ovejas me llama para decirme que el macho había muerto. Estaba sorprendido de esa muerte repentina. Pues, ayer, no tenía ninguna molestia visible. La decisión era entonces que había que abrirlo para despezarlo y comerlo como tenemos la costumbre de hacer.

Richard se puso a despezar la oveja muerta. Pocos minutos después, llega a mi despacho corriendo y me dice: "padre, tú sueles dudar de muchas cosas, ahora tenemos una prueba que tienes que ver". Yo estaba muy perplejo. Salí de mi despacho rápidamente, dirigiéndome al lugar donde estaba la carne de la oveja. Entonces, Richard, junto con otro trabajadores de la parroquia me muestran lo que acababan de sacar del estomago de la oveja muerta: una masa enorme de bolsas de plástico como las que se venden en las tiendas; bolsas de diferentes tamaños y formas, atados entre ellos hasta hacer más de dos kilos de peso y un tamaño tres veces más grande que mi cabeza. Es decir, una cosa que una oveja no puede en absoluto tragar. Estoy hablando de centenares de bolsas atadas unas con otras.  Uno de los trabajadores que estaba allí nos dice que en los barrios de Bakouma, ya se ha producido cosas semejantes y muchas cabras han muerto con el mismo sistema. Y añadió que en general, hay una pequeña cuerda dentro que ata el conjunto. Entonces, nos pusimos a observar y descubrimos efectivamente la cuerda en cuestión. Una cosa bien trenzada como si fuera una cuerda comprada en el mercado hecha por la máquina. Saqué la cuerda tranquilamente para analizarla y la guardé aparte. 

Los comentarios empezaron. Todos creen que se trata de una brujería. Dicen que el que lo hace, ata las bolsas en su casa y luego las lleva a la selva en sus trampas de animales salvajes. Entonces, viene al poblado, identifica al animal doméstico bueno, grande, lo apunta con una pequeña piedra atada con la misma cuerda. Entonces, la masa de bolsas que están en la trampa de la selva se forma de manera misteriosa o satánica en el estomago del animal doméstico. En el mismo tiempo, un animal de mismo tamaño cae en la trampa en la selva. Cuando el hechicero mata al animal en la trampa en la selva, el animal doméstico muere automáticamente en casa. Dicen este sistema llamado aquí "pondori", se hace también con los humanos. Es muy difícil de creer pero lo que he visto es increíble. Al menos puedo afirmar que lo que he visto no puede entrar en el estomago de la oveja por vía oral.

Después de oír tantos comentarios, he llevado la cuerda en cuestión en la capilla para conjurar cualquier potencia maléfica que puede estar dentro. Espero que mis ovejas no se vayan a acabar con el sistema de bolsas.

Gaetan

satanismo o brujería

Escrito por gaetan 22-12-2010 en General. Comentarios (0)

Satanismo o brujería!!!

Esta mañana, el que se ocupa de me ovejas me llama para decirme que el macho había muerto. Estaba sorprendido de esa muerte repentina. Pues, ayer, no tenía ninguna molestia visible. La decisión era entonces que había que abrirlo para despezarlo y comerlo como tenemos la costumbre de hacer.

Richard se puso a despezar la oveja muerta. Pocos minutos después, llega a mi despacho corriendo y me dice: "padre, tú sueles dudar de muchas cosas, ahora tenemos una prueba que tienes que ver". Yo estaba muy perplejo. Salí de mi despacho rápidamente, dirigiéndome al lugar donde estaba la carne de la oveja. Entonces, Richard, junto con otro trabajadores de la parroquia me muestran lo que acababan de sacar del estomago de la oveja muerta: una masa enorme de bolsas de plástico como las que se venden en las tiendas; bolsas de diferentes tamaños y formas, atados entre ellos hasta hacer más de dos kilos de peso y un tamaño tres veces más grande que mi cabeza. Es decir, una cosa que una oveja no puede en absoluto tragar. Estoy hablando de centenares de bolsas atadas unas con otras.  Uno de los trabajadores que estaba allí nos dice que en los barrios de Bakouma, ya se ha producido cosas semejantes y muchas cabras han muerto con el mismo sistema. Y añadió que en general, hay una pequeña cuerda dentro que ata el conjunto. Entonces, nos pusimos a observar y descubrimos efectivamente la cuerda en cuestión. Una cosa bien trenzada como si fuera una cuerda comprada en el mercado hecha por la máquina. Saqué la cuerda tranquilamente para analizarla y la guardé aparte. 

Los comentarios empezaron. Todos creen que se trata de una brujería. Dicen que el que lo hace, ata las bolsas en su casa y luego las lleva a la selva en sus trampas de animales salvajes. Entonces, viene al poblado, identifica al animal doméstico bueno, grande, lo apunta con una pequeña piedra atada con la misma cuerda. Entonces, la masa de bolsas que están en la trampa de la selva se forma de manera misteriosa o satánica en el estomago del animal doméstico. En el mismo tiempo, un animal de mismo tamaño cae en la trampa en la selva. Cuando el hechicero mata al animal en la trampa en la selva, el animal doméstico muere automáticamente en casa. Dicen este sistema llamado aquí "pondori", se hace también con los humanos. Es muy difícil de creer pero lo que he visto es increíble. Al menos puedo afirmar que lo que he visto no puede entrar en el estomago de la oveja por vía oral.

Después de oír tantos comentarios, he llevado la cuerda en cuestión en la capilla para conjurar cualquier potencia maléfica que puede estar dentro. Espero que mis ovejas no se van a acabar con el sistema de bolsas.

Gaetan

aventuras sin parar

Escrito por gaetan 14-09-2010 en General. Comentarios (0)

14 de septiembre de 2010: aventuras sin parar

Creo que ahora estamos en un momento de tranquilidad después de una cierta turbulencia con el grupito armado que molestaba a todo el mundo en la zona. Se han alejado de nosotros. Ahora estoy en Bangassou donde he venido acompañar a los profesores de nuestra escuela san Andrés en un encuentro de formación de todos los profesores de la enseñanza católica.

Ha habido muchos acontecimientos durante la última semana. Después de clausura casi los trabajos del campo de baloncesto que ahora es utilizable, decidí ir a visitar los huertos de algunos de mis cristianos. Mis cristianos cultivan muy lejos de sus hogares y muchas veces tienen problemas para llegar a la parroquia a los encuentros o a la misa. Entonces decidí ir a los huertos situados más allá de un famoso río que se llama Nakando. Nunca había estado porque todo el mundo me desanimaba diciendo que no era yo capaz de atravesar ese río andando. El río se sitúa a siete kilómetros de la parroquia. Me fui con la moto acompañado de un joven de la parroquia. Llegamos al río a las nueve de la mañana. En el camino, adelantábamos a la gente que me preguntaba qué tipo de locura me había tocado para tomar una tal decisión en la época de lluvia. Al principio del rio, intentaron hacen un tipo de puente con madera y cuerdas, algo muy rudimentario que puede durar solamente un año y luego se derrumba. Hicieron casi un puente de cien metros. Y luego, nada. Tuve que bajar en el agua. Fui entrando poco a poco en ese agua sucia y bastante infestada pero no tenía más remedio que avanzar. Cada vez que avanzaba, el rio iba siendo más profundo. En algún momento tuve susto. El agua llegaba a mi cinturón. Mi pantalón estaba completamente mojado y la parte inferior de mi camisa también. El rio no acababa de prolongarse. Creo que pasé más de treinta minutos en ese agua antes de llegar a los huertos de la gente. Entendí entonces que a veces, desde los despachos, pedimos a la gente lo que es casi imposible para ella. Esa gente tiene que sobrevivir pasando por ese puente y ese agua cada día. Algunos de entre ellos hicieron una casita en su huerto y puede pasar toda la semana allí antes de regresar al poblado. Por eso, algunos no vienen a los encuentros parroquiales ni a las reuniones. Dentro del campo, la lluvia se puso a caer. Me mojé muy seriamente enteramente. No sabía ni como iba a atravesar otra vez el río para regresar. El muchacho que me acompañaba me iba diciendo que cuando llueve a veces, el rio sube más y la travesía se hace más difícil. Creo que me querría asustar. Al final pude volver y llegar a casa por la tarde, casi tan sucio como un cerdo. El día siguiente, tenía un catarro hasta hoy.http://gaetan.blogspot.es/img/yaka.jpg

El padre Gaetan en medio del río Nakando.

 

El viernes pasado, me fui con algunos consejeros de la parroquia a una minúscula comunidad cristiana de Baligini situada a 40 km antes de llegar a Bakouma sobre la carretera de Bangassou. Tenía una formación de los miembros del consejo de la comunidad. Pasamos el día allí. Cuando nos disponíamos a dormir, vinieron a decirnos que un accidente acababa de pasar a cuatro kilómetros entre Baligini y Bakouma. Se decía que un jefe de la policía que viajaba en el camión volcado había desaparecido. Poco después nos dijeron que habían encontrado su cadáver debajo del camión completamente despiezado. Entre dudas y razonamientos, cogí mi coche a las once de la noche (aquí todo el mundo está en la cama) y me fui al lugar en  medio de la selva profunda. Mi idea era de traer al cadáver en el poblado esperando el día siguiente para saber qué hacer. Cuando llegué, le habían llevado a otro sitio lejos. Volví al poblado con el coche vacio. El sábado, después de una misa temprana, me fui con los cristianos a un huerto de plátanos que estoy iniciando en esa zona. Después, volví a Bakouma.

El domingo por la tarde estuve esperando al padre Yvon de Nzacko para hacer camino común hacia Bangassou pero no llegaba. Al final pudo comunicarme diciendo que tenía averías con sus ruedas. Salí de Bakouma a las cinco de la tarde para llegar la noche en Bangassou. Espero aprovechar para descansar un poco antes de ir otra vez a mis quehaceres pastorales. Todo con amor, Gaetan

charla con los cazadores de elefantes

Escrito por gaetan 18-04-2010 en General. Comentarios (0)

Hoy es el domingo 18 de abril de 2010. Hemos celebrado bien la misa de la tercera semana se pascua. Por la tarde, hemos tenido un encuentro de los jóvenes para organizar alguna excursión, algo inaudito aquí. De repente, todo el mundo preguntaba lo que significa "pic nic". A ver si llegamos a enseñárselos. Hacia las cuatro de la tarde, el obispo Aguirre pasó por nuestra misión proviniendo de la misión de Nzacko donde ha pasado cuatro días de visita pastoral. Hemos tenido un pequeño tiempo de intercambio de opiniones sobre algunos problemas de la diócesis.

Durante la semana, hemos podido disponer del camión de la diócesis para los trabajos del puente Ginigo que no se acaba. Evidentemente, una semana no ha sido suficiente para llenar todos los agujeros que hay en el puente. En este momento, nadie sabe cómo vamos a hacer para acabar este puente que al final tiene casi ochenta metros de longitud y seis de altura.

El miércoles pasado, el padre Max y yo fuimos al puente a supervisar los trabajos. Vimos como todo iba evolucionando poco a poco. Hacia mediodía, vinieron a decirnos que los guerrilleros llamados "braconiers" estaban cerca del poblado de Ginigo a unos cien metros en la selva. Esos son hombres armados que vienen del Sudan a más o menos ocho seiscientos kilómetros de distancia, cruzan la selva en busca de elefantes de Centroáfrica. Son reyes de la selva. Nadie les toca y nadie les impide hacer lo que quieren. Están armados hasta los dientes. Cuando llegan en la zona de elefantes como la nuestra, se instalan, hacen un campamento y empiezan la matanza indiscriminada de esta especie protegida. Cuando tienen hambre, se acercan al poblado próximo y intercambian carne contra los alimentos o los productos como azúcar o sal. Este miércoles, se habían acercado al poblado de Ginigo. El padre Max tuvo su coraje para ir a su encuentro y conocerlos. Cogió a un intérprete que habla árabe y se acercó a la selva. Nada más verlo, los braconiers se pusieron nerviosos, listos para disparar porque pensaban que Max era militar. Luego se les explicó que es cura y que no lleva armas ni tiene intención de luchar contra nadie. Pudo hablar un poco con ellos. Fue una hazaña de parte de ese cura joven.

El sábado pasado, pudimos clausurar la famosa formación de los formadores. En lugar de un mes, hemos resumido todo en dos semanas enteras. Entregamos los certificados a unos veinte personas que irán a transmitir la alfabetización en sus poblados. A ver si llegamos a tener medios suficientes para abrir los centros de alfabetización en cada poblado. Contamos con la generosidad de todos.

En todo amor. Gaetan